domingo, 25 de enero de 2009

Diferencias irreconciliables (Parte I): Origen del matrimonio


La única vez que mi mujer y yo tuvimos un orgasmo simultáneo fue cuando el juez firmó el acta de divorcio.

Woody Allen

Leyendo a Esteban en Hablalo con mi abogado, se me ocurrió reflexionar un poco sobre el matrimonio y el divorcio.


¿Por qué se casa la gente?



  1. Por "amor": Escribo amor entre comillas porque quiero diferenciar el verdadero sentimiento de una calentura temporaria. Hay parejas en las que ambos creen estar enamorados pese a que son muy distintos, desde la boda hacia adelante, en la música que escuchan, en los regalos que hacen, bah, en todo. Una prueba para comprobar si hay amor es vivir juntos un tiempo significativo, porque es en la convivencia donde se ven esas incompatibilidades en su intensidad máxima.


    Es muy difícil, como sabrán, definir al verdadero amor. Es más fácil, sin embargo, definir lo que NO es amor:


    - El sexo es excelente, y el resto del tiempo un infierno.


    - A uno le gusta Pink Floyd y a la otra Luis Miguel, es decir, gustos diametralmente opuestos. Obviamente, es poco probable coincidir en todo.


    - La fascinación por la belleza de otra persona. La frase clásica: "La ví y me enamoré". No, no te enamoraste. Te CALENTASTE. La belleza física es efímera, lo que perdura es la persona. Y es la persona que se debe conocer y enamorarse.

  2. Porque se sienten solos y es lo mejor que consiguieron: Es muy triste, conozco varios matrimonios así. Hay algunos que son felices, otros simplemente varían en su grado de infelicidad. Son los que se van a la cama sin hablarse, el sexo es un mal recuerdo. Y las infidelidades, muy frecuentes.

  3. Porque ella "quedó embarazada": Me repugna esa expresión: "quedó embarazada", como si fuera algo fortuito, un accidente que no pudo evitarse. Los embarazos pueden evitarse (lo digo porque mucha gente aparentemente no lo sabe). Si no te gustan los condones, que ella use la pastilla. Sino, coitus interruptus, espirales, esponjas, etc. Para empeorar las cosas, el caso más común es que "aparezca" el embarazo al principio de la relación de pareja, todavía sin darse cuenta que no son compatibles. Esas parejas terminan en divorcios en la mayoria de los casos, y en un infierno terrenal para todos: padres e hijos.

  4. Porque encontraron la persona ideal: Hay parejas, ustedes deben conocer alguna, que parecen hechos uno para el otro. Que se complementan, se entienden, y tiran para el mismo lado. Eso es lo que tenemos que encontrar. No la "pareja trofeo", la belleza para exhibirla. Tampoco la pobre chica que "quedó embarazada". Es esa persona amiga, que todos conocemos, con la que podemos charlar abiertamente, ir al cine a ver una película que nos gusta a los dos, hablar hasta altas horas de la madrugada, etc. Tal persona quizás no es la más agraciada, pero es la que en definitiva nos va a llevar a la felicidad en pareja.



¿Por qué muchos no se toman el tiempo para conocer a su pareja antes de casarse?


Porque ella "quedó embarazada". Porque el sexo es fantástico, las otras cosas ya cambiarán cuando nos casemos/vivamos juntos/tengamos hijos. Las personas adultas no cambian mucho: un tipo desconsiderado con la pareja, lo será siempre. Una mujer que no comprende las limitadas habilidades de los hombres en ciertos aspectos, y los toma como ataques deliberados, tampoco.


¿Cómo elegir una pareja?


Los que tienen altas expectativas esperan encontrar a: alguien lindo, con plata, inteligente, que me atienda, etc. Probablemente no lo encuentren, y se queden con lo que haya. Y con esa escala de características, no debe ser muy adecuado. Además, deben pensar en qué tienen para ofrecer a cambio en esa relación mercantilista.


La pareja se debe elegir conociendo a la otra persona, durante el tiempo que sea necesario. Los apuros llevan a desagradables sorpresas, luego de algunos años.


Conclusión


La elección de la pareja adecuada ES la clave en el éxito de la relación de pareja. Si no son personas compatibles, no hay "amor" ni nada que pueda salvarlos del futuro divorcio o separación. Y la responsabilidad es de los dos.

Continúa en Diferencias irreconciliables (Parte II): Fin del matrimonio, el divorcio

Próximamente:

Diferencias irreconciliables (Parte III): La vida de divorciado

Escrito mientras escuchaba a Alanis Morrisette

3 comentarios:

Maga dijo...

Jajaja, la cita de Woody Allen al principio. Supongo que no hay nada más horrible que convivir con una persona que no te atrae, o con quien no hay comunicación, o incluso peor que no soportás. Hay gente que lo hace, y que puede estar años así, yo la verdad no podría - es como un acto del masoquismo más atroz.
Ya el hecho de convivir con alguien más, tener que compartir un espacio, aguantarse las manías del otro puede ser pesado (hasta pasando algunos días con alguna amiga). Si, además, es alguien con título de pareja, y que encima no soportás... Bienvenido al infierno.

Natalia Alabel dijo...

Yo no iba a decir nada, pero los gatitos me dieron pena.

Acerbus dijo...

Maga: Entendiste perfectamente el espíritu del post. Gracias!

Natalia Alabel: Salvaste a un gatito! Gracias.