lunes, 16 de febrero de 2009

Libertad

La Libertad guiando al pueblo (La Liberté guidant le peuple) - Eugène Delacroix, 1.830
"Se suele considerar que la palabra libertad designa la facultad del ser humano que le permite decidir llevar a cabo o no una determinada acción según su inteligencia o voluntad."
(de Wikipedia)
La libertad es la condición en la que un individuo tiene derecho a actuar de acuerdo a su propia voluntad, sin ser detenido por una fuerza externa. ¿Por qué, entonces, debemos limitar nuestra libertad para que nuestra vida sea más o menos feliz? Porque sin límites, sin represión caemos en el libertinaje. Nuestros derechos terminan donde empiezan los de los demás.

 Somos libres de No somos libres de
Escuchar la música que nos gusta sin obligar a los demás a "compartirla", a volumen moderado, o con los auriculares del celular/reproductor MP3.
Contaminar el ambiente con la música que nos agrada, a todo volumen en un equipo de música o a bajo volumen y horrible fidelidad en un teléfono celular. 
Como los que escuchan cumbia en los celulares, en lugares públicos. O los que compiten con los autos, para ver quién hace más ruido.

Creer en Dios, Budha, Jesús, Allah, Krishna, Ganesha, etc.
O creer en que no hay Dios. Y que nadie nos moleste por eso.

Tratar de imponer nuestras convicciones religiosas a los demás, a base de simple y llana insistencia. 
Como los evangélicos que viven cerca de mi casa: insisten todos los domingos a las 8 de la mañana. Ya se me terminó la paciencia y los amenacé con violencia, no creo que vuelvan.

Ejercer mi derecho a una vida sexual plena y responsable, ya que hay muchos métodos anticonceptivos. Respetar el derecho que tiene cada hijo a tener una vida cómoda y sin necesidades.
Condenar a nuestra progenie a una vida de privaciones al tener tantos hijos como "vengan", porque si no puedo mantenerlos como debo, el estado o la beneficencia se van a encargar de darles educación y comida. 
Conozco parejas que se pelean todo el tiempo, y cuando se reconcilian, "Dios" les manda otro hijo.

Tener mascotas. Llevarlas a pasear. Y tenemos la obligación de juntar sus,  eh, desperdicios de la vereda del vecino.Hacer que nuestras mascotas "adornen" el césped de mi vereda. 
Voy a juntar todos los "adornitos" y se los voy a tirar por la ventana cuando menos se lo esperen.
Conducir nuestro propio vehículo hacia donde queramos, respetando las leyes de tránsito e implícitamente las vidas de los demás.Manejar como si fueramos los dueños de calles, avenidas y rutas. No encender las luces de giro. Pasar los semáforos en rojo.

Por supuesto que es preferible vivir así, con libertinos que avasallan nuestros derechos, que bajo la dictadura rígida de un estado como el de Cuba, donde los habitantes no son libres de entrar y salir de su propia patria. Y todo gracias, en parte, a la "buena obra" del Che Guevara.


Por último, una cita atribuida a Abraham Lincoln:

El pastor aleja al lobo del cuello de las ovejas, por lo cual éstas, agradecidas, ven al pastor como un liberador.  Mientras, los lobos denuncian al pastor por el mismo acto, como destructor de su libertad.  Dolorosamente, las ovejas y el lobo no se ponen de acuerdo acerca del significado de la libertad; y es precisamente la misma diferencia la que prevalece hoy entre los seres humanos.

6 comentarios:

Ari dijo...

En realidad SI somos libres de "Contaminar el ambiente con la música que nos agrada..."; de "Tratar de imponer nuestras convicciones religiosas a los demás, a base de simple y llana insistencia"; de "Condenar a nuestra progenie a una vida de privaciones...". La evidencia está en que hay gente que lo hace. Somos libres de hacer lo que queramos, pero por supuesto que si yo tengo los hijos que se me cantan y no los puedo mantener pesará en mi consciencia, si yo atropello a una persona por ir a los pedos voy a ir presa, si yo obligo a los demás a escuchar lo mismo que yo me voy a comer un par de puteadas... Somos libres de todo, el asunto es que después hay que bancarse las cosecuencias.
Faaaaa, que reflexión que me mandé!!
Saludos.

Acerbus dijo...

Ari:
Según dice mi post al principio, " libertad designa la facultad del ser humano que le permite decidir llevar a cabo o no una determinada acción según su inteligencia o voluntad."
Es por eso que YO no soy libre de contaminar el ambiente con mi musica, es mi inteligencia, consideración y sentido de la moral que evitan que mi voluntad lo haga.
El sentido del post era que cada uno de nosotros use la inteligencia, la ubicación, la educación para no sentirse libre de "tener todos los hijos que quiera". ¡Yo no voy rápido cuando manejo porque considero los daños que puede acarrear mi conducta, no por miedo a ir preso!
Coartar nuestra propia libertad es prevenir todo esto. Gracias por el comentario.

Call me crazy! dijo...

Qué teme el de la libertad!
Básicamente, creo que yo vivo con "mi libertad termina, donde empieza la tuya"...
Cariños y buena semana!

IML dijo...

Ari, es cierto que todos son libres de hacer cualquier barbaridad, por el simple hecho de poder. Por eso hay asesinos, violadores, y otros seres detestables en el mundo.
Pero Acerbus justamente pone el foco en lo que una mente relativamente cuerda entiende por libertad. Cual es el sentido de la libertad en sociedad.
Me gusto mucho el post, Acerbus, especialmente el punto sobre los hijos!

Conta Dora dijo...

Coincido con vos en este post... hay gente que se hace la viva y molesta a los demás, hay que respetar las ideas y opiniones de los demás, y hacer respetar las ideas de uno...
Y hay que ejercer el principio de la libertad siempre que no se coarte la libertad del otro (ahhh... hablo como abogada!)

Besos, y como siempre, salvando otro gatito.

Acerbus dijo...

Call Me Crazy: You don't sound crazy at all, in my opinion. Thanks, and be well.

IML: Efectivamente, el tema de los hijos es recurrente en mis posts porque todos se escandalizan de que yo no quiera tenerlos. Gracias por el comment.

Conta Dora y Call Me Crazy:
El principio que mis derechos terminan donde comienzan los de los demás es muy lindo. Sin embargo, el gran problema que tenemos está en los límites: dónde terminan los míos y dónde empiezan los de los demás. Es más o menos como la cita de Lincoln al final.
Gracias a todos por los comentarios.